fbpx Skip to main content

11 de marzo de 2021

Por Gema Lendoiro

CÓMO NOS AFECTA A LA PIEL EL USO DE LAS MASCARILLAS.

La Doctora Fercasy responde a las dudas más generales sobre este tema que lleva un año afectándonos.

En unos días se cumplirá un año del triste confinamiento que todos los españoles tuvimos que soportar para evitar más muertes de las que ya teníamos encima de la mesa. Palabras como PCR, pandemia, confinamiento, mascarillas quirúrgicas, FPP2, antígenos, gel hidroalcohólico, comenzaron a formar parte de nuestro vocabulario. Doce meses más tarde, cuando ya nos hemos acostumbrado, más bien resignado a usarlas a diario y siempre que estemos fuera de nuestra casa, sabemos que pasan factura a la piel del rostro. ¿Qué deberíamos hacer, entonces, para cuidarla mientras tengamos que seguir usándola? Raquel Fernández de Castro, más conocida como la doctora Fercasy, de la clínica en Madrid del mismo nombre, aclara las dudas sobre este tema. -Sabemos que las mascarillas son obligatorias por las razones sanitarias pero hablemos de la piel del rostro: ¿Cómo afecta a esta su uso continuado? -El uso de la mascarilla sanitaria puede ocasionar, el la conocido, maskné. Es un tipo de acné que aparece o que acentúa el ya existente, a causa del uso continuado de la mascarilla. Nuestra piel no está acostumbrada y esto produce falta de oxigenación, la piel respira menos y el rozamiento con la mascarilla aumenta el riesgo de infección por bacterias propias de nuestra dermis. El resultado es que se taponan los poros y es más fácil que nos salgan granos y comedones.

Todo dependerá del tipo de piel, y sobre todo los cuidados de higiene y limpieza. La limpieza facial es el paso imprescindible para una piel cuidada, no hay que sobrehidratar y se debe utilizar el producto indicado para el tipo de cutis que tengamos. Las pieles con rosácea, atópicas o grasas se ven muy alteradas con el uso de las mascarillas. Se pueden prevenir los brotes o alteraciones de la piel usando un humectante formulado para cada tipo de piel. Por ejemplo, para la piel grasa (o cuando el clima es cálido o muy húmedo), es muy recomendable el Gel humectante; para las pieles normales o mixtas, se debe utilizar un producto tipo loción. Si se tiende a tener acné o brotes, se puede usar una crema hidratante en gel, libre de aceite, no comedogénico, que no obstruya los poros. -Dilema: ¿nos maquillamos o mejor que no? Y, si lo hacemos, cómo, ¿qué productos para que sea más adecuado a la piel?

Las pieles con rosácea, atópicas o grasas se ven muy alteradas con el uso de las mascarillas.

Si se puede evitar el maquillaje cuando usemos una mascarilla, mejor. Debajo de una mascarilla, es más probable que el maquillaje obstruya los poros y provoque brotes de acné. Si el maquillaje es necesario por tema laboral, hay que usar solo productos etiquetados como “no comedogénicos”. Siempre que decidamos maquillarnos, hay que empezar por un ritual de limpieza de piel y utilizar tónico para mantener el pH de la pie equilibrado e hidratar el rostro con cremas que tengan principios activos antioxidantes y que no contengan aceites grasos, y dejar las más nutritivas para el uso nocturno. Lo ideal es dejar la piel limpia y apostar por un makeup que acentúe la mirada. -Dentro de las que son homologadas, ¿cuáles dejan respirar mejor a la piel? Para evitar el empeoramiento de la calidad de la piel, brotes o sensibilidad de la misma debemos buscar mascarillas que ofrezcan lo siguiente:

• Un ajuste ceñido pero cómodo.

• Si es de tela, al menos dos capas de tela con tejido suave, natural y transpirable como el algodón, en la capa interior que descansa sobre tu piel. Se deben evitar las telas sintéticas, como nailon, poliéster y rayón en la capa que descansa sobre la piel, sobre todo si se utilizan durante muchas horas. • A mí, particularmente, me parecen muy higiénicas las quirúrgicas pero se debe elegir realmente la que resulte más cómodo; valorando a la vez los materiales, sobre todo si son de polipropileno ya que este material irrita bastante a las pieles sensibles. -¿Qué consejos daría para evitar acné o rojeces por su uso? -Es ideal tomar un descanso de la mascarilla de 15 minutos cada 4 horas. Los trabajadores de la salud en la primera línea de la pandemia de coronavirus han descubierto que esto ayuda a salvar su piel. Por supuesto, solo hay que quitarse la mascarilla cuando sea seguro hacerlo y después de lavarse las manos. Los lugares seguros para quitarse la mascarilla son:

• Al aire libre, cuando puede permanecer al menos a dos metros de distancia de las personas

• Dentro del coche cuando estás solo

• En casa Es fundamental el lavado de las mascarillas de tela. Lavarla elimina los aceites y las células de la piel que se acumulan dentro de la mascarilla. Hay que hacerlo utilizando un detergente para ropa hipoalergénico sin fragancia. -Y qué tratamientos (caseros y profesionales recomienda? -En clínica, el tratamiento de hidratación y luminosidad con nano estimulante, skin firm, skin recharge y vita ox basados en una terapia individualizada, se utilizan productos basados en polipéptidos y ácido hialurónico no reticulado para dar luminosidad, hidratación y mejorar la calidad de la piel. (Se recomiendan varias sesiones). También, Skinbooster, es el tratamiento preventivo, preferido de Fercasy, basado en la hidratación con ácido hialurónico. (Se recomienda un protocolo de 3 sesiones al año).

-¿Algún complemento alimenticio?

-Algún tratamiento oral de colágeno, ácido hilaurónico o zinc. Uno muy recomendable es el suplemento liposomal de Vitamina C de la marca Altrient, contribuye al normal funcionamiento del Sistema Inmunológico y nervioso. Combate la fatiga y el cansancio y ayuda en la formación de colágeno por lo que la piel está más luminosa y joven.

-Alimentos recomendados.

-Los alimentos antioxidantes que contengan vitamina C, alimentos que contenga n flavonoides, zinc, vitamina E, A, resveratrol, omega 3…Que reduzcan los procesos inflamatorios de nuestro cuerpo, que ayuden a regenerar y estimular la calidad de la piel, reduciendo a la vez el estrés oxidativo.

Lee el artículo en La Razón